viernes, 28 de agosto de 2009

El Helicobacter Pylori nada en el estómago



Del germen Helicobacter Pylori ya se conocía que el cincuenta por ciento de la población mundial lo tenía en su estómago y que estaba involucrado en enfermedades tales como las úlceras gástricas y duodenales, sin embargo lo que los científicos norteamericanos recientemente acaban de revelar era una habilidad ignota del microorganismo: gracias su capacidad de disminuir la acidez reinante en el estómago disminuye la viscosidad de la barrera mucosa del órgano, conocida como mucina, para luego nadar libremente a través de dicha capa protectora, implantarse en la pared gástrica y causar lesión.

El investigador Jonathan Celli, de la Universidad de Boston, lideró un grupo de científicos que por medio de una serie de experimentos de laboratorio, en el que emplearon mucinas de cerdo y Helicobacteres, llegaron a conclusiones que fueron publicadas en el último número de la revista Proceedings of National Academy of Sciences.

Debido a los nuevos datos aportados por los investigadores, la concepción que atribuía al Helicobacter Pylori una fuerza hercúlea para vencer a manera de sacacorchos la resistencia del gel de mucina que recubre la pared del estómago queda refutada. Más que fuerza bruta, el germen pone en juego un mecanismo sesudo en el que por medio de la liberación de una enzima llamada ureasa desdobla la urea presente en el órgano para generar amoníaco y dióxido de carbono. El amoníaco revierte la acidez habitual del estómago y transforma a su interior en un medio alcalino que genera luego la posterior fluidificación del gel. La barrera adquiere características solubles y es fácilmente atravesada por el émulo del medallista olímpico de natación Michael Phelps.

Los científicos con los resultados obtenidos, no hacen otra cosa que jerarquizar aún más al rol de la ureasa como principal medio de supervivencia del germen en un ambiente extremo cómo el observado en el interior del estómago.

domingo, 23 de agosto de 2009

El amianto y las enfermedades del pulmón




El asbesto es desde hace tiempo considerado devastador para la salud, ya que frente a sus propiedades útiles desde el punto de vista industrial contrapone su gran toxicidad pulmonar debido a su inhalación que nuevamente quedó reflejada en un estudio realizado por científicos españoles.

Los investigadores liderados por Josep Tarres, médico de atención primaria y neumonólogo del municipio de Cerdanyola del Vallés en Barcelona, pudieron evaluar en forma retrospectiva mediante la revisión de historias clínicas el impacto generado por el amianto, en término de enfermedades respiratorias diagnosticadas entre 1970 y 2006, en 417.785 personas que residían alrededor de una fábrica de fibrocemento ubicada en la provincia de Barcelona entre las localidades de Cerdanyola y Ripollet.

Los resultados del trabajo de investigación, que fueron publicados en el último número de Archivos de Bronconeumonología, reflejaron que durante el período analizado se diagnosticaron 1107 casos de enfermedades en 559 pacientes. Es decir que algunos pacientes lamentablemente tuvieron no sólo una, sino que hasta tres enfermedades asociadas al amianto.

La fuente de exposición fue laboral en 400 pacientes (71,6%), por convivencia con algún trabajador en 61 (10,9%) y de tipo ambiental en 98 (17,5%). El número de casos nuevos anuales entre 2000 y 2006 registró una media de 9,5 pacientes por 100.000 habitantes para toda la zona, y de 35,5 para la ubicada próxima a la fábrica.

El amianto se asocia a enfermedades respiratorias que van desde un comportamiento benigno en donde por ejemplo se destacan el engrosamiento e inflamación de la membrana que recubre ambos pulmones conocida como pleura hasta trastornos malignos como el cáncer de pulmón y el cáncer de pleura o mesotelioma.

Las enfermedades generadas por el amianto pueden manifestarse con signos y síntomas clínicos luego de varios años de finalizada la exposición. Por ese motivo a pesar de que numerosas políticas destinadas a limitar su utilización han sido ya puestas en marcha, se espera que estas enfermedades incrementen el número de casos reportados en todo el mundo durante las próximas décadas

Imagen: Flickr

domingo, 9 de agosto de 2009

El ciclón tropical Gene modificó la salinidad y temperatura del océano circundante




El ciclón tropical “Gene” se originó en la isla de Futuna en las cercanías de Fidji el 27 de enero del 2008, a su paso causó lamentablemente destrozos y víctimas y además según recientes datos científicos modificaciones en las concentraciones de sal y temperatura del océano circundante.

La información, reflejada en un artículo publicado en el último número de la revista “American Journal of Environmental Sciences”, fue aportada por Shivneel Prasad y un grupo de colegas investigadores caza ciclones de la Universidad del Pacifico Sur en Fidji.

Los científicos pudieron, por medio de un instrumento útil en la observación marina conocido como Argo Float”, registrar el antes y el después en términos de temperatura y concentración salina de la columna de agua estudiada. El ciclón generó una caída de tres grados Celsius en la temperatura de las capas más superficiales del océano y un incremento en las concentraciones de sal.

Gene” adquirió la denominada categoría tres impulsado por ráfagas de viento que superaban los 170 kilómetros por hora y finalmente se extinguió el 4 de febrero al sur de Fidji. Durante su paso arrastró gran cantidad de energía térmica en dirección al polo sur. Según explican los científicos, los cambios en la salinidad y la temperatura registrados se deben fundamentalmente a corrientes de agua fría que desde la profundidad buscan reemplazar el caudal de agua que el ciclón hace diverger en la superficie.

Pero no todos se perjudicarían con ciclones tales como “Gene” ya que a mar revuelto ganancia de fitoplancton y sus eslabones de la cadena alimentaria parece decir el refrán. Es sabido que un aumento de la concentración salina en el agua incrementa la producción de quien es la principal fuente de alimento para las especies que habitan ese ecosistema. El fitoplancton genera, gracias a sus capacidades fotosintéticas, la mitad del oxígeno del planeta y además capta el dióxido de carbono responsable del efecto invernadero y en definitiva del cambio climático.

domingo, 2 de agosto de 2009

Los teléfonos móviles fragmentarían el ADN de los espermatozoides en pruebas de laboratorio




Un grupo de investigadores pudo determinar en un estudio in Vitro, es decir en probetas de laboratorio, que la exposición de los espermatozoides a las ondas electromagnéticas que liberan los teléfonos móviles genera alteraciones en la calidad del ácido desoxirribonucleico (ADN) de dichas células.

Los científicos australianos de la Universidad de Newcastle liderados por Geoffry N. De Iuliis publicaron los hallazgos el 31 de julio pasado en la revista científica "Plos One". El mecanismo causal de la pérdida de la vitalidad del ADN se debería su fragmentación por medio de la liberación de moléculas conocidas como radicales libres y por fenómenos de estrés oxidativo.

La infertilidad masculina es una condición que afecta a uno de veinte varones. En la mayoría de los casos el varón produce suficiente número de espermatozoides para lograr la fertilización pero existen defectos funcionales en las células que dificultan la concepción.

Estudios previos habían sugerido que las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia alteraban la motilidad y el número de espermatozoides. A la luz de los nuevos hallazgos, con resultados controversiales en lo que respecta a la inocuidad de los teléfonos móviles, los autores sugieren nuevos estudios que puedan determinar la magnitud del problema en situaciones reales y cotidianas. Por lo pronto, recomiendan que los hombres en edad reproductiva no transporten los celulares por debajo del nivel de la cintura.