domingo, 20 de junio de 2010

Supernova SN2006gy, esa estrella era mi lujo!




¿Era todo? pregunté, soy un iluso. Con una masa de 150 veces el sol fue la más linda del amor que un tonto ha visto soñar. No en vano, me llevó 238 millones de años darme cuenta que tenía final. Alexei Filipenko, astrónomo de la universidad de California, comentó en el año 2006 que “de todas las explosiones de estrellas antes vistas, esta fue, por lejos, la más poderosa” y agregó que "nos quedamos atónitos al ver el brillo que tiene y lo grande que es”. Un resplandor 50.000 millones de veces superior al del sol, nada más que un buen gesto.

Aunque algunos dicen que su brillo fue superado luego en el 2007 por otra estrella, ella fue por esa vez mi único héroe en este lió. Lejos, en la galaxia NGC 1260, de lo que antes era una estrella extremadamente masiva, sólo quedan remanentes de la supernova SM2006gy dispersados por ahí. Mordí el anzuelo una vez más, siempre un iluso. Nuestra estrella se agotó y era mi lujo.

miércoles, 9 de junio de 2010

La mosca tse-tse y sus alteraciones de conducta



La mosca tse-tse se encarga de transmitir en África la temible Enfermedad del Sueño, pero al igual que las personas que la padecen parece también sufrir trastornos en el comportamiento. No puede alimentarse como lo hace siempre, ya que debido a la presencia -en sus glándulas salivales-del parásito responsable de la enfermedad ve drásticamente alterado el funcionamiento de su otrora eficiente maquinaria de nutrición. Se convierte en definitiva en una especie de extraccionista de sangre compulsiva, insaciable y peligrosa para la salud humana.

No hay que buscar demasiadas explicaciones sobre su accionar en las obras completas del psicoanalista Sigmund Freud, ni en otras ramas de la psicología. Para Jan Van Den Abbeele, investigador del Instituto belga de medicina tropical de Antwerp, el responsable es el parásito Trypanosoma brucei. Con un grupo de colaboradores publicó los resultados de algunos experimentos de laboratorio en el último número de la revista científica Plos Pathogens.

Las moscas tse-tse se alimentan exclusivamente con sangre. Luego de picar ponen en marcha mecanismos tendientes a inhibir las reacciones de defensa de sus infortunadas víctimas. Bloquean el cierre de los vasos sanguíneos y también la coagulación, con lo que habitualmente logran obtener un flujo de sangre constante como para empacharse. Pero para aquellas que cargan con el Trypanosoma brucei las cosas no son tan simples.

El parásito modifica la composición química de la saliva de la mosca. El fluido pierde sus efectivas propiedades anticoagulantes y dilatadoras de vasos y lo que prometía ser un gran banquete pasa a convertirse en apenas un aperitivo. Con el tubo digestivo vacío, a la mosca no le queda otra opción que armarse de paciencia y alimentarse mas lentamente o bien picar a numerosos incautos para saciarse. Para los científicos esta alteración en la conducta beneficia a Trypanosoma brucei, quien a pesar de que como todo parásito tiende al ocio e infecta generalmente pocas moscas, logra potenciar en forma marcada su transmisión.



*El redactor pide disculpas por haber colocado un video en inglés, pero tratándose en este caso de la olvidada Enfermedad del Sueño y de cosas que ocurren en África -como otras iguales o peores que ocurren en otras partes del planeta- se ampara, frente al lector no habituado a ver documentales en otro idioma, en el conocido dicho que asegura que a veces una imagen vale más que mil palabras.