martes, 28 de diciembre de 2010

Buenos Aires: cien por ciento libre de humo de tabaco



Desde hace unos días la ciudad de Buenos Aires es cien por ciento libre de humo de tabaco. Gracias a modificaciones en la Ley 1799 de Control del Tabaco, implementadas por la legislatura porteña, ya no se podrá fumar en espacios cerrados públicos y privados de acceso público. Pasan así a retiro las inútiles áreas de fumadores presentes en centros de compras, bares, restaurantes y salas de juegos entre otros.

“Cuando se habilitan zonas para fumar, se obliga a los trabajadores de lugares donde se fuma a exponerse al humo de cigarrillo y al riesgo de enfermarse. Además, se ha comprobado que no existe método de ventilación capaz de eliminar los tóxicos del humo de tabaco del ambiente, por lo que no es posible garantizar que con sistemas especiales el aire quede libre de contaminación. Lo más efectivo es no fumar en espacios cerrados”, afirmó la doctora Marta Angueira, responsable del Programa de Prevención y Control de Tabaquismo del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El tabaco es uno de los principales generadores de enfermedad y la instauración de espacios libres de humo demostró ser una medida central para resguardar la salud pública. “Esta modificación a la ley permitirá proteger la salud de los ciudadanos porteños de los efectos dañinos del humo del cigarrillo, que van desde mayor riesgo de infarto hasta cáncer, enfermedades respiratorias y otras consecuencias. La nueva legislación considera al humo tan nocivo como al tabaco mismo, en línea con la evidencia científica que ha demostrado en forma irrefutable el enorme perjuicio que el cigarrillo causa a la salud”, concluyó Angueira.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Las razones de un divulgador de la ciencia



Los porqués de un divulgador científico, la ruptura de un romance, las lineas de tensión, las flechas de Cupido. Todo en una columna para el Suplemento de Ciencia IDEAR de El Periódico de Aragón.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Un Helicobacter pylori que conquistó América



Una pintura más del descubrimiento de América, pero sin carabelas ni indígenas en el centro de la escena. Aquí las principales retratadas son dos cepas diferentes de una bacteria llamada Helicobater pylori, fundamental responsable de úlceras en el estomago e intestino delgado del ser humano. Según un grupo de investigadores, hace ya más de 500 años unas cuantas traídas por mar por los conquistadores provenientes de Europa conocieron a otras que habían arribado mucho antes. Aproximadamente 15.000 años atrás, de la mano de los primeros seres humanos que desde Asia se aventuraron a transitar el Estrecho de Bering y poblar América. El final de la historia parece conocido, algunas lograron distribuirse por todo el continente mientras que otras aún resisten.

Douglas Berg, un investigador del Departamento de Microbiología Molecular de la Universidad de Washington en los Estados Unidos, lideró un grupo que empleó técnicas genéticas para estudiar el ADN de bacterias previamente cultivadas a partir de biopsias de estomago de pacientes con síntomas digestivos. Gracias a un estudio publicado recientemente en la revista científica PLoS ONE, llegaron a la conclusión de que en la actualidad las cepas con características genéticas europeas son las que predominan en sectores urbanos densamente poblados tales como por ejemplo el distrito de San Juan de Miraflores o en el de Puente de Piedra, ambos en la región metropolitana de Lima, capital de Perú.

No ocurre lo mismo en una localidad perdida en el medio de la amazonia peruana denominada Shimaa. Está habitada por alrededor de 600 personas, de linaje amerindio y etnia Machiguenga, muchos de ellos con estómagos a manera de verdaderos bastiones de resistencia. Contienen bacterias con genes más parecidos a los que poseian las asiáticas que alguna vez se animaron a reinar en todo el continente.

¿Qué les pasó a las que partieron de Beringia? ¿Por qué sólo un 12% de la población predominantemente amerindia de los distritos limeños la poseen? Para Berg, su reinado quedó replegado a una aldea de difícil acceso debido a que existió una competencia con vencedores y vencidos. El helicobacter proveniente de Europa resultó ser más versátil, con una mayor capacidad para adaptarse a las cambiantes condiciones que ofrecía la conquista y por eso se propagó. Aisladas en la Amazonia profunda, las descendientes de las milenarias mientras tanto subsisten.