martes, 24 de septiembre de 2013

Bdellovibrio: un germen desertor





Entre tanto fuego cruzado emerge Bdellovibrio bacteriovorus. Un desertor del batallón de bacterias, un posible aliado contra la multirresistencia. Leé el artículo publicado en el último de Newsweek Argentina aqui.

Imagen: Tecnópolis

jueves, 5 de septiembre de 2013

Detectan gran variabilidad en la duración de los embarazos normales


La ciencia no siempre es exacta y las predicciones en el campo científico por más ambiciosas que sean suelen tener algún margen de error. Un meteorólogo que anuncia el viernes un domingo de asado no es inmune a las modificaciones de última hora, ni a la angustia de los frustrados comensales. Ocurre lo mismo con los obstetras: la duración de un embarazo normal puede variar hasta cinco semanas de lo estipulado y aquí no existen cigüeñas culpables por el retraso o el adelanto. 

“Solo el 4 por ciento de los embarazos ocurren en la fecha anticipada”, comentó Anne Marie Jukic, científica del norteamericano National Institute of Environmental Health Sciences. Por medio de un estudio, publicado recientemente en la revista médica Journal of Human Reproduction, analizó a 125 mujeres. Con un grupo de colaboradores les realizo tests diarios en orina desde el momento en que abandonaban métodos anticonceptivos hasta el inicio del embarazo. “Antes de este estudio no sabíamos cuanto era biología y cuanto era error de medición”, comento Jukic en un articulo de la revista medica JAMA.

Los métodos convencionales para determinar la edad gestacional, y la fecha probable de parto, se basan en el registro de la última menstruación aportado por la mujer o bien en una ecografía obstétrica. Ambos se emplean habitualmente en los consultorios y tienen una menor precisión que la técnica empleada por Jukic a la hora de determinar el inicio del embarazo. “Aunque en nuestro estudio no incluimos esas fuentes de error existió una gran variabilidad en la duración de los embarazos estudiados”, comentó Jukic. Para la científica, esas cinco semanas de diferencia en su estudio son pura biología.

Investigaciones previas habían logrado determinar por ejemplo que mujeres de mayor edad transitan embarazos mas prolongados, o que el mayor peso al nacer de la madre predispone a una gestación mas larga. Nuevas evidencias deberán brindar mayor información acerca de este comportamiento biológico y la repercusión que puede tener en la práctica médica cotidiana de los obstetras. “Por lo pronto para reducir la ansiedad de una futura madre sería más útil brindarle un período, más que una fecha exacta de parto”, concluyó Jukic.