sábado, 19 de marzo de 2016

Microbioma vegetal: el todo es más que la suma de las partes


 
Todos los organismos vivos se encuentran colonizados por bacterias. Animales, insectos y vegetales cargan con comunidades de microorganismos que constituyen lo que ha dado por denominarse microbioma. Un microbioma es un conjunto de bacterias de diferentes géneros y especies en febril interacción. Un ensamble colectivo, o el todo siempre por encima de la suma de las partes.

 
Aunque haya sido menos estudiado, está claro que en las raíces o en las hojas de las plantas los microbios tejen redes. Allí existen beneficios que son mutuos, o solo ocurren para algunos de ellos. También suceden ganancias o perjuicios de una especie sin detrimento de las otras. Según los expertos la suerte de una planta se juega en ese intercambio. Las bacterias para bien o mal regulan la fisiología vegetal. Pueden modificar la fertilidad del suelo, también suprimir o desencadenar una enfermedad entre otros procesos considerados vitales.

 
El arribo de una nueva bacteria al microbioma vegetal puede tener consecuencias tremendamente beneficiosas o dramáticas. Interactúan con los microorganismos residentes, transmiten información, regulan procesos a veces de manera caótica. Desafían lo cuantitativo, apuntalan lo cualitativo. Accionan y se resisten a ser modeladas por los investigadores. Son individualidades que se unen, van por el todo, siempre por encima de la suma de las partes.

Imagen: Flickr-Scot Nelson